¿Quién fue Moisés? | Tabla de los 10 Mandamientos

 

Dentro de la larga lista de figuras sobresalientes de la Biblia Reina Valera, en el libro Éxodo, encontramos a una de las personalidades más trascendentes y significativas de las que se puede tener reseña; se trata de Moisés, protagonista de episodios, eventos y hechos que hacen de su epopeya, una de las historias más referidas de las Escrituras Sagradas.

¿Quién fue Moisés?

Hijo de Amram y Jocabed, en la ciudad de Heliópolis, en el año 1393 a.C., el séptimo día de Adar, último mes del calendario hebreo, nació Moisés. Eran tiempos en que el imperio egipcio dominaba la escena; con ímpetu y frenesí imponía su poderío y no titubeaba en tomar las acciones más violentas a fin de garantizar su autoridad. Tratando de salvar a su pequeño hijo, de una ordenanza real que decretaba la matanza de los hebreos recién nacidos, sus padres deciden colocarle en una canasta y lanzarlo al río Nilo, con la esperanza de salvar su vida.

Por la providencia de Dios, la canasta fue rescatada por la hija del faraón y fue llevado a palacio, donde creció cual príncipe y llegó a ser un hombre educado que resaltaba en su palabra y obra. Sin embargo, al saber su verdadero origen, Moisés salió del palacio y en defensa de su pueblo, mató a uno de los hombres del faraón, una situación que lo hizo huir de Egipto y refugiarse en la ciudad de Madián, donde se casó con Séfora.

La llamada de Dios a Moisés

Transcurridos 40 años, Moisés recibe el llamado de Dios, y le es encomendada la titánica tarea de liberar de la esclavitud egipcia al pueblo hebreo y llevarlo a la tierra prometida. Ungido por la palabra santa, Moisés convenció al pueblo de Israel a seguirle, pero el Faraón se opuso a esa petición. Para obligar al imperio a liberar a su pueblo, Moisés expide sobre los egipcios, 10 plagas destructoras que causaron una gran desgracia. Obligado por la devastación, el faraón accede a la liberación de los esclavos, quienes guiados pos Moisés inician su escapatoria. Pero tan pronto como emprendieron su huida, el faraón cambió de opinión y envió a su poderoso ejército a perseguirles.

Al encontrarse acorralados entre el ejército y el mar, Moisés despliega una de las proezas más célebres, al separar las aguas del mar y definitivamente lograr escapar del asedio egipcio, para seguir su camino a la tierra prometida. En el largo camino desértico su fe fue probada; experimentaron un intenso calor, hambre, sed y guerra. Fueron muchas las acciones milagrosas que protagonizó Moisés para seguir su travesía.

Una vez asentados en el monte Sinaí, Moisés recibe el llamado de Dios, quien le ordena que se dirija a la cima de la montaña. Es ahí cuando Dios le hace entrega a Moisés de dos tabletas de piedras en las que se encontraban inscritas los 10 mandamientos o leyes de Dios, una serie de principios que enseñan cómo vivir y que moldearían el comportamiento de su pueblo. Con esta acción, Moisés completa una gesta maravillosa que le hace acreedor de los más sublimes elogios.

Compartir

Dejar respuesta